Brindemos por las emociones

BY joan No comments

Me enorgullece manifestarme públicamente un sentimental, me satisface en estos tiempos nuestros, donde se destaca por encima de todo el consumismo y la competitividad, saber que aún queda rincón en el corazón de millones de humanos para la emoción.
En estas fechas navideñas, si hiciéramos un ranking de las palabras más usadas en spots publicitarios nos daría un top de palabras, como familia, amor, paz, solidaridad, respeto, anuncios que más allá que escondan como finalidad última el consumismo hacia ese producto no dejan de producir en cada uno de los humanos un sentimiento de emoción.
La emoción no deja de ser un sentimiento muy intenso de alegría o tristeza producido por un hecho, una idea, un recuerdo, etc.
Y quizás porqué hoy me he empapado, de videos a través de facebook, twitter, etc que la emoción ha traspasado todos los poros de mi piel que me he atrevido a coger la copa de las emociones y brindar por aquellos pequeños momentos vividos en la escuela este curso donde la emoción ha tenido un papel importante, he cerrado los ojos y me han venido a la mente estos sencillos recuerdos por los que hoy quiero compartir mi brindis emotivo con todos vosotros:
 
  • Por la emoción que supone que Alejandro, el niño autista de segundo corra a abrazarme cada vez que entro a su clase.
  • Por la emoción que me da ver que en la sonrisa que ha vuelto a la vida de Judith, la niña de quinto, que ha sufrido abusos sexuales, cuando entra cada día a las nueve por la puerta de la escuela.
  • Por la emoción que me provoca, cuando acabo una clase y Jonás, el alumno de sexto provocador y rebelde, no se ha peleado con nadie.
  • Por la palabra Gracias,  pronunciada en ese catalán tan esforzado de  Rudolf, el alumno de familia refugiada, me da cada vez que no entiende algo y le ayudo.
  • Por la emoción que me provoca que Franklin, el alumno que no tiene a nadie en casa para que le ayude en sus tareas, trae la información buscada en el locutorio de su vecino.
  • Por las risas, lloros que unos padres que la sociedad les roba el tiempo de estar con sus hijos, les provoca ver en directo o con la mejor de las suertes a través de la web los villancicos de sus hijos
  • Por las muestras de cariño, ánimo, ayuda y respeto que me da los compañeros maestros a la hora de encarar mi futuro reto profesional...
Pues nada, por estos y seguramente muchos más momentos de emociones vividas en el día a día de la escuela, permitidme que levante mi copa y brinde por todas las emociones que nos puede reparar este 2017, que por cada brindis beba un trago de ilusión y esperanza en un futuro prometedor.
 
Con toda mi emoción: Feliz Navidad!
 
 

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario